CUIDADO CON LAS EXISTENCIAS

Thinkco No hay comentarios

Al cerrar las cuentas, algunas empresas contabilizan la variación de existencias que más les conviene para pagar menos impuestos.

Cuando nos enfrentamos al cierre del ejercicio, las empresas hacen un recuento de sus existencias y determina su variación respecto al ejercicio anterior. De este modo, si han aumentado se debe contabilizar un ingreso, mientras que si han disminuido debe computar un gasto. Por tanto, el resultado contable se verá afectado por dicha variación.

A menudo se cae en la tentación de contabilizar existencias finales inferiores a las reales para disminuir su resultado y pagar un Impuesto sobre Sociedades inferior. Si esto sucede, en caso de inspección, Hacienda lo tiene fácil para detectar esta picaresca observando lo siguiente:

  • Consumos: Si se modifica artificialmente el saldo de existencias a final de año también se estará modificando el consumo real de mercancías (el consumo se calcula con la siguiente fórmula: CONSUMO = COMPRAS + VARIACIÓN DE EXISTENCIAS)
  • Margen: Al modificar los consumos reales, también se estará modificando el margen comercial, que será artificialmente menor que el de años anteriores (el margen comercial son las ventas menos los consumos). Si la diferencia es muy importante Hacienda puede revisar su balance, ver que no cuadra y podría empezar un procedimiento de comprobación. Además hacienda es conocedora de los márgenes habituales de cada sector, por lo que por comparación puede saber si se han manipulado las existencias finales.

Por lo que para evitar posibles comprobaciones fiscales por parte de Hacienda se aconseja llevar un control exhaustivo de las existencias y declarar la variación de las mismas que se ajuste a la realidad.

¿Compartimos?
También te puede interesar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *